Business EMOTIONAL Intelligence

A estas horas debo aclarar que no es que la inteligencia de negocio sea uno de mis temas preferidos, pero las obligaciones del Reto Blogger hacen que, a veces, haya que pasar momentos duros. Pero bueno, ya que tengo que pasar por el aro me he dicho, ¡vamos a ver que aplicaciones tiene el Business Intelligence para una empresa como la mía!.

Como alguna vez he comentado, una de las mejores experiencias educativas que he tenido, obviando la EGB, fue en la Escuela de Organización Industrial, donde tuve la oportunidad de aprender mucho sobre la teória de la creación y gestión de empresas. Profesores como Francisco de Paula en marketing, Juan Rando en comercio internacional hicieron que aprendiese los conocimientos más elementales para no perderme entre planes de negocio, facturas, balances, planes de marketing,  subvenciones… pero sobre todo me enseñaron que una empresa era algo más, era algo tuyo, nacido de tu mente y que como un hijo, daba satisfaciones y penas, pero que si todo salía bien, las primeras compensaban con creces las segundas.

Ahora que Pedro nos ha gastado la putada de tener que escribir sobre algo que el tiene muy fresco me he dado cuenta de la mala conservación de mis conocimientos y es que, como en otros aspectos de la vida, a veces nos convertimos en Zombies, en el ámbito empresarial también. Esta claro que el Business Intelligence puede ser muy útil y suponer una gran herramienta de ayuda para la grandes empresas en las que los volúmenes de datos, las distintas posibilidades y los riesgos de cometer errores se multiplican cuanto más grandes son las compañías.

Dicho y hecho, después de buscar información, leer sobre el tema e intentar buscar aplicaciones para una microempresa me surgía la duda de si realmente se podía encontrar soluciones reales, no teóricas, que verdaderamente ayuden a tomar decisiones en una empresa sin muchos recursos humanos y con posibilidades de inversión muy limitadas.

Mi conclusión, después de mi concienzudo estudio, es que en las microempresas, a pesar de que sí que hay software especifico y asequible e incluso gratuito para la ayuda de tomas de decisiones, todo eso se queda corto y se necesita algo que vaya mucho más alla. Y que perder la subjetividad no es más que el PEOR DE LOS ERRORES, ya que irremediablemente en mi empresa, el destino de la misma, es el destino de los socios y que sin la subjetividad de estos no existiría. Vamos que el Business Intellinge se queda MUY CORTO.

Por eso he creado (y no he tardado 7 días) el Business EMOTIONAL Intelligence, La Inteligencia Emocional de Negocio. Y yo, que aspiro a ser nombrado en la Wikipedia como el creador del término, me he basado, como es obvio, en dos conceptos bien diferenciados, la inteligencia emocional y la inteligencia de Negocio.

Según la enciclopedia de mis sueños la inteligencia emocional se basa en:  conocer las emociones y sentimientos propios, manejarlos, reconocerlos, crear la propia motivación, y gestionar las relaciones.

Por otro lado, de nuevo la wikipedia define la inteligencia empresarial, inteligencia de negocios o BI (del inglés business intelligence) al conjunto de estrategias y herramientas enfocadas a la administración y creación de conocimiento mediante el análisis de datos existentes en una organización o empresa.

Pues bien, la nueva definición de BeI (Business Emotional Intelligence), dispuesta a desbancar al obsoleto BI a secas, es:

El conjunto de herramientas y ACCIONES enfocadas al análisis de datos, SENSACIONES y SENTIMIENTOS para producir resultados POSITIVOS en la empresa.

Ahora que en los procesos de selección de personal, en los colegios, en todo el cosmos en definitiva se está reconociendo lo obvio – es bueno ser inteligente pero es mucho mejor ser listo -, capaz de intuir aparte de analizar, capaz de crear más que de copiar, es hora de dar un nuevo enfoque a  las empresas, grandes o pequeñas porque si todas se basasen únicamente en datos llegaría un momento en que las decisiones serían siempre las mismas y ¿donde estaría entonces la grandeza del riesgo?, ¿del apostar por algo que has creado?, en definitiva, y sigo hablando de empresas, de CREAR.

5 Comentarios

  1. Pedro gracias, abarcaré tu comentario en toda mi extensión.
    Felix y Morito sabía que me entenderíais mejor que el resto.
    Fernando el día que perdamos el miedo a nuestros sentimientos podremos empezar a controlarlos mejor, respecto a la API estoy en ello, pero nadie ha hablado de que sea gratuita ;).

    Gracias a todos.

1 Trackback / Pingback

  1. sobre Business Intelligence y otras utopias | FernandoPlaza.com

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*